No hay descripción de la foto disponible.
Tengo el privilegio de trabajar como terapeuta y, también, como formador corporativo. ¿Por qué es un privilegio? Porque ello me permite darme cuenta, cada vez más con mayor claridad, que la clave para el buen funcionamiento de una familia, de una pareja, de un equipo de trabajo o de una organización multinacional, está en nuestra capacidad de gestionar las relaciones humanas y la comunicación de una manera creativa y eficaz. Y esta capacidad está íntimamente relacionada con nuestro nivel de consciencia.
Vivimos en un entorno cada vez más cambiante e incierto. Vivimos en un entorno VUCA (son siglas en inglés) o VICA, en castellano: un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo.
Esta volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad la veo presente tanto en la vida profesional como en la vida privada de las personas. La veo en un equipo de trabajo en una empresa, en un departamento de una organización multinacional, en una familia, en una pareja e, incluso, en una relación de amistad.
Estamos entrando en una nueva era que avanza vertiginosamente gracias a la digitalización y a otros avances tecnológicos. Una era que se hace más y más compleja por los retos que nos presenta un entorno social cambiante e inestable, y un desequilibrio medioambiental de enormes proporciones.
Las estructuras que antes nos servían para manejarnos y gestionar nuestras relaciones ya no nos sirven. Tanto en la vida personal como la profesional, la jerarquía tradicional y el autoritarismo hace tiempo que no funcionan; no son sostenibles. La permisividad y la falta de control también han fracasado. Necesitamos algo nuevo. Necesitamos evolucionar nuestra consciencia para poder gestionar de una manera más eficaz nuestras relaciones y nuestra comunicación. Necesitamos recursos que nos permitan ser menos reactivos y más creativos.
En una serie de mensajes te iré hablando de los problemas y retos que veo en mi práctica día a día como formador y terapeuta. De su causa y de recursos para enfrentarlos.
Estamos atravesando momentos de gran desafío en todas las esferas de nuestra vida. Este es un tiempo de grandes retos, pero también es una oportunidad de crecimiento y desarrollo. Vivámoslo con los ojos, la mente y el corazón bien abiertos para poder transitarlo a medida que vamos creciendo,evolucionando y aprendiendo esta nueva forma de ser, pensar, sentir y hacer.
¿Cómo lo ves tú?
¡Hola! ¿Tienes alguna duda? Escríbeme
Enviar